Llegaremos a la Hiperdemocracia?

A pesar de los múltiples hechos violentos y dolorosos en la historia de la humanidad, también hemos registrado actos humanitarios, desinteresados y sublimes. Si bien hemos tenido líderes y gobernantes indeseables, nuestra historia cuenta con líderes, gobernantes, filósofos, escritores y seres que dedicaron su vida al bien común y a la práctica de la auténtica empatía, la consideración por el otro y el respeto hacia la diversidad. Jacques Attali, en su libro “Breve historia del futuro”,1 plantea que existe la posibilidad de construir un mundo futuro mejor para nosotros y nuestros descendientes. Describe las fases que hemos atravesado desde el inicio de nuestra especie en el planeta y luego relata la breve historia del capitalismo, el final del imperio estadunidense, la primera ola del futuro, el híper imperio, la segunda ola, el Hiperconflicto y la tercera ola, que él denomina la hiperdemocracia (2006, pág. 222), en la cual la titularidad del poder recae en la totalidad de sus integrantes, planteado la posibilidad de una era futura final, más acorde con el valor intrínseco de las personas y el respeto por la naturaleza.

Al inicio del capítulo de la “Hiperdemocracia del futuro”, cita la frase de Marx “Dixit et salvati animan meam” (“Digo esto para salvar mi alma”), como si supiese que su programa político no tendría ni la más mínima posibilidad de ser aplicado. Le parecía que la supervivencia de una humanidad libre, feliz, diversa, equitativa, preocupada por la dignidad y el respeto era tan imposible, que no valía la pena intentarlo.

Attali considera que después de una época de Hiperconflicto, relacionado con luchas entre personas, regiones, productores, empresarios y “piratas del mercado”, “Se instaurara una democracia planetaria” que limitara los poderes del mercado, que intentara ganar otras guerras mucho más urgentes: Contra la locura de los hombres, contra la alteración climática, contra las enfermedades mortales, la alienación, la explotación y la miseria.

En la antigüedad, la realidad era la naturaleza, los ríos, los dioses, las tragedias, las enfermedades y la guerra. En julio de 1.914, Jean Jaures imaginaba una Europa libre, democrática, pacifica, reunida, lo que tuvo lugar 80 años más tarde. Attali afirma que hoy deberíamos hacer el mismo acto de fe en el futuro; intentar demostrar una vez más que la humanidad no está condenada a destruirse ni por el mercado, ni por la ciencia, ni por la guerra ni, sobre todo, por la necedad y la maldad. Antes de la irrupción del sujeto moderno, las artes y las actividades espirituales de los pueblos y personas estuvieron íntimamente vinculadas a la realidad, a la evidente grandeza y hermosura de la naturaleza, que bien merecen ser imitadas.

Vicente Duran, S.J, afirma (tiempo, P.1-15 abril 2, 2020) que la sociedad digital nos ha hecho olvidar el sentido profundo de la realidad. Que la cultura “del me gusta”, suprime la negatividad de la resistencia, que de las fake news y los likes, surge una apatía hacia la realidad y que ahora, nos encontramos con que el coronavirus es “realidad”, no es imaginario. Así, la realidad es independiente de nosotros y ejerce su poder. Los “poderosos” saben que su poder se debe a la manipulación inteligente de las redes sociales y a la movilización que estas provocan. V. Duran SJ, Cita a Alain Touraine: “La modernidad no descansa en un principio único, y menos aún en la simple destrucción de los obstáculos que se oponen al reinado de la razón; la modernidad es el dialogo entre la razón y el sujeto. Sin la razón, el sujeto se encierra en: “La Obsesión de su identidad”. Sin el sujeto, la razón se convierte en instrumento de poder. La realidad por dura que sea resiste a los dogmatismos y se impone sobre muchas formas de escepticismo imperantes en la cultura actual. Hay que caer en cuenta que las cosas de la realidad no se rigen por las opiniones de unos opinadores sobre otros opinadores a la vuelta de la esquina. Concluye citando a Patrick Moynihan: “Ud. tiene todo el derecho del mundo a sus propias opiniones, pero no a sus propios hechos”. Pienso que solo a través de la autoconsciencia, del autoconocimiento, de ir hacia adentro y contactar nuestra esencia y analizar sus mensajes, podemos descubrir y asumir lo esencial que nos permite estar bien en este mundo con nosotros mismos, en comunidad y en comunión con la naturaleza. Tenemos que salir de la falacia contemporánea que el poder que dan el dinero y la visibilidad acorde a la imagen de moda, nos harán felices y no esclavos. Salir de la falacia que autores como Cailin O’Connor y James Owen W, en su libro la “The Misinformation age” (2019) demuestran cómo nos llevan a través de las “Fake news”, a ser presa de un mundo de irrealidad coocreada y asociada a intereses de unos pocos.

Antes de la “pausa del COVID-19”, estábamos en un mundo volátil, que algunos han denominado“VucaWorld”, incierto, complejo, ambiguo. La volatilidad es un término que hace unos años adoptaron algunos líderes de negocios, para describir el mundo caótico, turbulento y cambiante de los negocios. Esto exige por parte de los lideres cambios constantes en gente, procesos, tecnología y estructura, lo cual requiere flexibilidad y rapidez en la toma de decisiones.’ (Horney et al. 2010). La volatilidad, tiene efectos en nuestro Sistema Nervioso y es generadora de stress, lo cual requiere que las personas encuentren una forma de apartarse de la situación, creando espacio para una respuesta mesurada. Para lograrlo, puede ser excelente usar técnicas respiratorias o las auto instrucciones de que hablaba en mi escrito pasado “Como manejar estados emocionales perturbadores 2020”, para distanciarse de la situación y encontrar una respuesta alternativa y creativa.

Finalmente, desde la perspectiva del liderazgo, necesitamos ante todo auto liderarnos y contar con líderes capaces de inspirar, de unir y de lograr que las acciones individuales se alineen con un proyecto común, saliendo del egocentrismo que limita nuestra capacidad de usar todo nuestro potencial para relacionarnos y lograr proyectos para el bien de todos.

Deja un comentario